Volver al blog

POSTURA CORPORAL: YOGA & EMOCIONES

yoga Sep 15, 2022

<La postura apropiada es cuestión de una organización interior efectiva del cuerpo.>

"El Tao del Jeet Kune Do”

Aquí os dejo un video teórico-práctico para movilizar la columna y aliviar molestias.

Postura Corporal: La importancia de la Percepción Consciente

Por definición, la postura es: la posición relativa de las diferentes partes del cuerpo.

En relación con nuestro cuerpo, el entorno y la gravedad.

Los elementos básicos del control postural son innatos.

La ejecución del movimiento es voluntario.

 Tiene tres propiedades:

  • La orientación postural: entre los segmentos del cuerpo.
  • La estabilidad corporal: manteniendo la posición del cuerpo en el espacio.
  • El equilibrio postural: regulando nuestra postura con respecto a la gravedad. Permitiendo orientar diferentes partes del cuerpo sin perder el equilibrio.

La postura exige ajustes en todo momento:

  • Ajustes musculares.
  • Ajustes sensoriales (propioceptivos, vestibulares, visuales).

Los ajustes están en función del entorno y de nuestros propios movimientos voluntarios e involuntarios.

Para poder estar de pie erguidos destacan: 

  • La postura de la cabeza, que ayuda a estabilizar la visión.
  • La postura de nuestro tronco que nos permite mantenernos erguidos.

Para poder estar de pie, la postura exige coordinación de fuerzas: alineación postural, el tono postural y el tono muscular.

El control postural es adaptativo, sirve para dar respuesta a nuestras necesidades y se aprende durante la locomoción.

Para mantener y ajustar la postura se recibe diferentes tipos de información desde y hacia los músculos, y de ahí a diferentes estructuras del sistema nervioso central.

¿MALAS POSTURAS o MALOS HÁBITOS POSTURALES?

En una persona sana, son muchos los hechos que van influyendo, modelando y modificando los patrones iniciales de nuestra postura.

Alterando todas las estructuras corporales y afectando su función.

Algunos de los más importantes son:

  • Edad: El paso del tiempo es significativo para el estado de nuestros huesos y musculatura.
  • Hábitos poco saludables: calzado, sedentarismo, sobrepeso, falta fuerza/ tono muscular, etc.
  • Traumatismos: nuestra biografía afecta a la postura de manera directa.
  • Actividad laboral: trabajos pesados, muchas horas de pie, muchas horas en el ordenador, repetición de una actividad a lo largo del tiempo, etc.
  • Poca consciencia corporal lanza resultado de pobre o nula ergonomía e higiene postural
  • Emociones mal gestionadas y repetidas en el tiempo: sobrecargas emocionales, estrés, ansiedad, nerviosismo, afectan la postura.

Así que como vemos más que una mala postura puntual, se podría hablar de patrones de malas posturas repetidas en el tiempo, o sea de MALOS HÁBITOS POSTURALES

LOS MALOS HÁBITOS POSTURALES

Los puntos clave que hemos descrito arriba nos indican que el día a día influye directamente en la postura corporal, generando con el tiempo molestias y dolores crónicos a gran cantidad de personas. 

Los efectos se aprecian directamente en la columna vertebral, con problemas comunes como el dolor en las diferentes partes de la espalda, los hombros, cuello, cabeza, y la parte de atrás de las piernas. 

  • Producen dolores y pinzamientos en espalda, cabeza, rodillas y caderas
  • Ocasionan Trastorno Temporomandibular
  • Afectan la función de órganos internos, ya que comprimen los órganos y los colocan en posiciones extrañas.
  • Dificultan la respiración, creando fatiga y problema para respirar, al no poder hinchar bien los pulmones.
  • Alteran el proceso de la digestión, por comprimir los intestinos.
  • Generan una mala circulación afectando a los huesos, articulaciones y músculos, por recibir menos aporte de oxígeno, deteriorándose prematuramente.
  • Deforman la alineación correcta creando hiperlordosis, hipercifosis, y escoliosis.

Ejemplos de alteración en la postura:

  • Músculos de la cadera acortados y comprimidos arrastran la parte superior del cuerpo hacia adelante.
  • Músculos del tórax acortados tiran de los hombros hacia adelante.
  • Músculos débiles de abdomen no permiten el desarrollo de una buena faja abdominal que ayuda en la bipedestación manteniendo la columna erguida.
  • Músculos débiles de glúteos y piernas nos otorgan inestabilidad y falta de fuerza en las extremidades inferiores, que juegan un papel prioritario en el mantenimiento postural erguido.
  • Mala, o pobre gestión emocional hace que de manera inconsciente generemos tensión en nuestra musculatura, acortando y contrayendo uno o varios músculos y por ende comprometemos a otras estructuras adyacentes.
  • Estrés, ansiedad, nerviosismo, miedo, inseguridad, enfado, hace que instintivamente queramos cobijarnos, hacer pequeños, así que llevamos la barbilla al pecho, nos agachamos contrayendo caja torácica. También la cadera almacena una gran carga de contracción y rigidez.

EL YOGA & LA POSTURA

La práctica habitual de yoga ayuda a prevenir muchos problemas del aparato locomotor, sobre todo en huesos, articulaciones y músculos.

Mejora en general la postura porque se trabaja la consciencia corporal y mental.

Fortalece, flexibiliza y estira todas las estructuras.

Mejora la circulación y el aporte de oxígeno con los movimientos en las asanas y con la respiración consciente de los Pranayamas.

Mejoramos el esquema corporal postural, nuestra información sobre la orientación del cuerpo con respecto al espacio, nuestra propiocepción.

Mejoramos y entrenamos las reacciones posturales, aquellas que mantienen la posición de referencia.

El yoga actúa en mejorar la precisión, en el movimiento y en la musculatura.

Al mejorar y entrenar la fuerza, la flexibilidad y la resistencia; se restablece el funcionamiento correcto de las sinergias musculares (aquellos músculos que actúan juntos).

Al potenciar el estiramiento y el trabajo articular, mantenemos hidratada, oxigenada y flexible la articulación, mejorando y manteniendo el rango articular.

En determinadas asanas, ejercitamos y aprendemos a movernos por el espacio con los ojos cerrados, manteniendo nuestro sistema sensorial (visual, vestibular y propioceptivo), activo y óptimo.

Mejoramos el equilibrio y la coordinación previniendo las posibles caídas y ayudándonos a realizar mejor las actividades diarias.

Las funciones de nuestro organismo mejoran al corregir la postura en general, la respiración, la digestión, el aparato circulatorio, el sistema inmunológico, etc.

AJUSTES PARA UNA BUENA POSTURA

  • Barbilla paralela al suelo.
  • Hombros nivelados (subirlos, girarlos hacia atrás y hacia abajo).
  • Espalda neutra.

RECUERDA QUE:

  • Brazos a los lados con codos rectos.
  • Músculos abdominales reforzados con firmeza pero sin contraer.
  • Caderas niveladas.
  • Rodillas y apuntando hacia delante con una levísima flexión
  • Peso corporal distribuido uniforme en ambos pies.
  • Enraizarnos bien a tierra apoyando toda la planta del pie.
  • Si estamos descalzos buscaremos abrir los dedos de los pies

Las últimas y más recientes investigaciones apuntan a que en realidad no hay malas posturas, sino demasiado tiempo en una misma postura.

Es el movimiento, y los buenos hábitos posturales lo que marca la diferencia.

Toda silla, (por muy ergonómica que sea) es nociva si estamos demasiado tiempo en ellas.

Lo mismo pasa con una cama, con un sofá, o con cualquier acción repetitiva en el tiempo.

Pero entonces, ¿cuál es la clave?

El movimiento y el cambio frecuente

Si trabajamos horas sentadas, una buena recomendación es tener posibilidad de hacer cambio de sillas y hacer descansos estirando y moviendo el cuerpo.

Si pasamos mucho tiempo en una misma actividad laboral, debemos buscar compensarla en los ratos libres con actividades sanadoras.El yoga puede ser una de ellas.

Un abrazo, Gra

¡No te pierdas mis artículos!

Suscríbete a mi newsletter, y estarás al día de todo el contenido que comparto