• yogasohamgraciela

AGRADECIDA

Actualizado: 1 de mar de 2020


“El ser agradecido te puede cambiar desde un día hasta una vida completa. Sólo necesitas decir las palabras. “ Margaret Cousins


Muchas veces en nuestra cultura actual, la de la inmediatez, la de las prisas, la del estrés permanente, la de los estados de agitación perpetuos, pensamos que apenas tenemos razones para agradecer.

Sólo cuando algo grave nos ocurre a nosotros, o a alguien de nuestro entorno. Cuando vemos peligrar nuestra paz y equilibrio, ahí nos damos cuenta de que vivimos dándole la espalda al agradecimiento.


Nos enseñan a dar las gracias y solemos repetirlo desde niños como una costumbre, dicha sin mucho fervor como un muestra de educación, sin más.

Pero dar las gracias no es lo mismo que cultivar la cultura de la gratitud, que motiva y contagia a quienes nos rodean, rompiendo el círculo de la negatividad.

Expresar agradecimiento es mucho más que dar las gracias.


La práctica de la gratitud requiere un enfoque del momento presente, en la apreciación de la vida tal y como es hoy. Nace del corazón reconociendo la generosidad ajena y teniendo detalles de atención para con las personas.

Sentir gratitud no con lo que nos viene de fuera, no con las cosa que nos entregan, o los gestos que tienen para con nosotros, sino hacia nosotros mismos, hacia nuestra propia vida, hacia nuestro entorno, hacia nuestro día a día; es una fuerza tremendamente poderosa.


Y por qué ?. Porque es vital que comprendamos que ser agradecidos desde la conciencia plena es atraer el bienestar propio y de los de nuestra tribu.

Que lo que se repite es lo que nos marca, y se repite demasiado el mal humor, la impaciencia y el ser desagradecidos.


Somos tan prepotentes que incluso creemos que en otras culturas se agradece mucho porque no tienen el peso y la preocupación de las nuestras. Y, sin embargo, alrededor del mundo hay millones de personas con muchas más necesidades, viviendo conflictos, o con problemas que ni imaginamos; y son más agradecidos y viven mucho más en calma y mas saludablemente que todos nosotros.

Con el rostro sin tensión, con una sonrisa esbozando su boca. Podríamos aprender de ellos.


Quiero compartir con vosotros una reflexión personal con la idea de que sirva para que todos reflexionemos.

Os dejo al final una especie de ejercicio para practicar y trabajar en la gratitud. Acordaros: libreta en mano.


EL AGRADECIMIENTO Y YO, MI REFLEXIÓN, MI VIDA.


Si miro hacia atrás de adolescente, me recuerdo a mí misma malhumorada, enfadada, quejosa, sin lograr ver más allá de mi propia nariz. Culpando al mundo de mi infelicidad (creo que es algo típico de la edad).

Aún así somos muchos los que hemos dilatado el sentirnos agradecidos, y sin poder perdonar a quienes nos han hecho daño.


Si, a mí también me ha pasado. Siempre os digo que yo no soy nada especial, sólo me muevo y en eso movimiento busco como sentirme mejor.

Fui creciendo sin ser yo misma, continuaba sobreviviendo, hasta que mis embarazos trajeron consigo un poder iluminador.

A partir de ellos mis ojos empezaron a mirar, mis oídos aprendieron a escuchar, mi voz experimentó la escucha, y todo mi cuerpo se quedó en silencio para escuchar sus corazones.


Crecí, agradecí, y perdoné (a todo el que pude), con tiempo y mucho trabajo personal y dándole el tostón a mis amigas del alma, en cuyos hombros lloré tantas noches.

He comprendido que perdonar es ubicar a la persona en el sitio que les corresponde y sobretodo es colocarte a ti en el sitio que mereces y eso te permite continuar tu camino creciendo.

Al final ya puedo decir que he podido perdonar a tod@s.


Y agradezco a las personas que no pudieron verme tal cual soy, o que no pudieron quererme o aceptarme, porque me hicieron más humana, más humana y más resistente.

Y después de cierto período de desconcierto y dolor, me lanzaron a que buscara y encontrara lo mejor de mí.


El camino no ha sido fácil todos tenemos dolores, pero podemos sanar agradeciendo. Pues a través del agradecimiento viene el perdón.

Si yo no hubiera tenido la vida que tuve, nunca hubiera aprendido a agradecer ni la mitad de lo que tengo, ni lo que ya no está, ni tan siquiera lo que vendrá.


Es qué no sabes a qué estar agradecida? Es que acaso sientes que tu vida no es de agradecer?. Es que te sientes cansada, sin ilusiones, frustrada, enferma y piensas que no has sido tratada dulcemente por la vida?….

Estas viva verdad???? Respiras y sientes !!???


Entonces que estás esperando ? Otros no lo lograron, muchos no están vivos pero tu sí , y sólo por eso ya debemos de agradecer.

Agradecer tener un cuerpo y mente sana con el que poder batallar.

*Yo agradezco tambien unos hijos que me acompañaron en mi crecimiento y que sacaron la guerrera que hay en mí, y continúan siendo mi fuente de Inspiración y mi luz.

*Y a los que vinieron de la mano de mis hijos y son parte de mi corazón y me han regalado hermosos nietos que son mis estrellas.

También agradezco a esos nietos que no llegaron a nacer, y que me acompañan en mi camino. Su ansiada espera nos enseñó como familia cuánto se puede querer a alguien tan diminuto, y cuan frágil es la vida.

Y a mis parejas, esas que no duraron pero me dejaron enseñanzas (aunque fueran para saber lo que no quiero en mi vida ), hasta encontrar un compañero con todas las letras que lleva ya décadas a mi lado y me encanta decirlo, porque ya sumamos muchas penas y alegrías y seguimos construyendo.

*Agradezco y honro a unos padres que me dieron la vida, y me cuidaron y a los que no pude hacerles ver quién y cómo soy en realidad.

*Agradezco tener un hermano que creció para apoyarme y que me acompaña a lo largo de toda mi vida.

*A la presencia de una hermana que nunca tuve y vino en forma de cuñada.

*Y a mis otras cuñad@s que conforman mi mundo y son también mi familia.

*A esa amiga, la de siempre, o a las mas nuevas. A las que no se irán nunca y a las que estuvieron un tiempo de paso.

* También a mis compañer@s de estudio y de trabajo por tantas horas compartidas y por amistades que se fueron creando con cariño y respeto.

*La familia postiza o la que no te esperabas, y que apareció muchas veces a lo largo de tu camino, brindándote justamente lo que necesitabas.

*Quienes sin conocerte confiaron en ti y te ayudaron directa o indirectamente.

*A la vecina que te pasaba un plato que siempre le sobraba aunque tu bien sabías que lo hacia por ayudarte.

*A esa amiga/mamá que escuchó de madrugada tus sufrimientos y preocupaciones y que sigue ahí, siempre al costado de la senda.

*A cuantas personas que han acompañado mi camino debo agradecer !

*A esas personas/familia que a veces se aleja, sólo para nuevamente reencontrarnos.

*Y a mis mascotas, las que están y las que ya no están.

*Y a esas personas que aún están por parecer en mi vida.

*Y a las que ya no están y quiero tanto que siguen estando. Acompañándome y recordándome, que tengo que seguir creciendo y viviendo plenamente. Porque quiero que se sientan orgullosos de mí, como yo de ellos. Quiero que me vean disfrutando de esta vida….. estoy segura de que me ven.

*Y a mis maestros de yoga y a mis profes de zumba porque no son tan equidistantes y se complementan.

*Y agradecida por estar en el camino de continuar decidiendo lo que voy necesitando.

*De tener un techo donde cobijarme y seguir viendo lunas y soles.

*De poder disfrutar de un arcoíris que como tal simboliza la tregua de mis luchas interiores.

*Y agradecida de amar, de amar todo lo que me rodea.

Infinitas gracias……

Y ya no siento enfado, ni pena, solo gratitud.

Y cómo cambia la cosa cuando me invade esta paz !

Agradecida:

Gra


Cómo podemos ejercitar la gratitud?

  • Material una libreta y algo de tiempo

  • Todos los días agradecer algo

  • Visualizar la gratitud

  • Pensar en los que nos han ayudado y escribirlo en una libreta


PD: Recomiendo: El Pequeño libro de la Gratitud de Robert Emmons






62 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo